Tema anterior: El tabaco y el deporte. Parte II Tema más importante: El tabaco y el deporte. Parte I
Antes de leer el artículo, debes saber...
Toda la información dada en deporteynutricion.net es siempre informativa y orientativa. Aconsejamos en todo momento consultar cualquier tipo de dieta, tipo de entrenamiento, información nutricional, etc. con un profesional.

El tabaco y el deporte. Parte I
Autor/a: Redacción
Fecha de publicación: 01/02/2006
Leído: 18827 veces
Tiempo de lectura: 3 minutos
Valoracion del artículo: 5

¿Estáis intentando dejar de fumar? ¿Como influye el tabaco en el deporte? ¿Como afecta o afectaría a mi salud y a mi rendimiento deportivo? Estas son algunas preguntas que alguna vez nos hemos hecho. Pero, ¿somos conscientes de la gravedad que nos produce fumar? ¡Pues toma nota e infórmate!

Este articulo consta de tres partes. A lo largo de esta primera parte vamos a hablar de las consecuencias que el tabaco causa en la salud y en el rendimiento deportivo. en la segunda parte os informaremos de las enfermedades que el tabaco produce, la relación existente entre el tabaco y la publicidad y los efectos de la ley antitabaco en el deporte, en este caso en el futbol y en la formula 1. Por último en la tercera parte abordaremos los beneficios que produce el deporte sobre el tabaco.


El Pleno del Congreso de los Diputados, en su sesión del día 15 de diciembre de 2005, aprobó, de conformidad con lo establecido en el artículo 90 de
la Constitución, el Proyecto de Ley de medidas sanitarias frente al tabaquismo y reguladora de la venta, el suministro, el consumo y la publicidad de los productos del tabaco. Resumiendo esto es la famosa “ley antitabaco”.

Upload/images[3].jpg   Upload/images[1].jpg   Upload/fumador.jpg

CONSECUENCIAS DEL TABACO  EN
LA SALUD Y EN EL RENDIMIENTO DEPORTIVO

Los estudios en población general indican que la práctica de una actividad física regular, estable y moderada ayuda a mejorar tanto la salud física como la psicológica, incrementando así la calidad de vida. La práctica de ejercicio regular contribuye a instaurar estilos de vida más saludables y a reducir o eliminar factores de riesgo asociados al sedentarismo. (Dishman, y cols., 1985).

    Estudios recientes señalan un 54% de actividad en la práctica deportiva (Ariza, y cols., 2001), y un 57,2% (Cantera-Garde, y Devís-Devís, 2000) en los jóvenes. Otros estudios muestran un porcentaje de población inactiva superior al de la población activa adolescente (Aarón y cols., 1993; García Ferrando, 1993 y Mendoza y cols., 1994).

    El tipo de deporte practicado según el sistema energético a utilizar tiene diferentes efectos sobre la salud. Así podemos diferenciar entre deportes aeróbico, anaeróbicos o mixtos. 

    El ejercicio aeróbico es una actividad física que incrementa la acción de los sistemas pulmonar y cardiovascular. Durante el ejercicio aeróbico el organismo utiliza y transporta oxígeno a los músculos para mantener la actividad. El ejercicio aeróbico incluye actividades como paseos rápidos, carreras, natación, subir y bajar escaleras, ciclismo, danza aeróbica, esquí de montaña y remo.

    En contraste con ello el ejercicio anaeróbico es de corta duración y generalmente de una alta intensidad, por lo que la demanda de energía a los músculos se produce mediante el sistema ATP-PC o la glucólisis, con la consiguiente acumulación de ácido láctico.

    El ejercicio físico mejora el rendimiento cardiovascular debido a cambios hormonales, metabólicos, neurológicos y de la función respiratoria. La perfusión de los pulmones se intensifica gracias a las adaptaciones inducidas por el ejercicio, y se facilita el paso de oxígeno de los alvéolos a los capilares pulmonares (F.I.M.S., 1989). Las adaptaciones inducidas por el ejercicio contrarrestan las modificaciones del sistema respiratorio típicas de la persona fumadora. Interviene en la modificación de los factores de riesgo cardiovascular y, en consecuencia, desempeña un papel relevante en la prevención primaria y secundaria de la cardiopatía isquémica.


¿SE PROHIBE EL USO DE TABACO EN EL DEPORTE?

No se prohíbe expresamente, pero lo mismo para el deportista que para el que no lo es, la OMS advierte que su uso puede dañar seriamente la salud. De sobra conocidos son los efectos nocivos del consumo de tabaco para el organismo. La disminución de la capacidad pulmonar en un fumador habitual es obviamente constatable. Aparece la fatiga, mayor riesgo de afecciones respiratorias, tos, expectoraciones, pérdida de apetito, arritmias cardíacas, afecciones cardiovasculares. Los fumadores, además, tienen una tasa de mortalidad superior en un 70% a los no fumadores como consecuencia del desarrollo de distintas patologías

Ante cualquier duda o sugerencia sobre este artículo, coméntalo en nuestro Consultorio deportivo o en nuestros foros